Blogia
Sahumerios y arrebatos

Los corruptos del PSOE son menos corruptos que los del PP.

Ser corrupto en España es el oficio delictuoso más seguro que existe, mucho más que robar bolsos a viejecitas, y no digo nada si lo comparamos con los atracos a los bancos. Este país ha inventado el sistema de impunidad más efectivo que se conoce en la galaxia, se basa en el “y tú más”. Cada partido sostiene la tesis de que sus corruptos son menos corruptos que los del resto de partidos y que por ese motivo sus corrupciones son casi benéficas y por supuesto que sus trincones merecen seguir en el machito y salir libres de culpa de la cosa judicial que les pueda caer.

Hoy le toca a El País enfrentarse con uno de los casos más graves de corrupción, por el número de casos y por el dinero volatilizado, el de los ERE fraudulentos. La cosa afecta al PSOE y eso no se puede consentir, hay que lavar el honor de los socialistas y demostrar que, sí, que bien, que es probable que sea posible que a lo mejor algún socialista aislado y no significativo haya mangoneado con los dineros públicos en Mercasevilla y otros ERE, pero debemos tranquilizarnos porque eso es una minucia irrelevante en su pequeñez, lo auténticamente grave son las corrupciones del PP, y vale ya.

Su editorial titulado “La otra corrupción” mantiene esto:

1.- La cosa es pura minucia, solo 39 prejubilaciones fraudulentas, algo que ni merece la pena mencionar.

2.- El gobierno andaluz está dispuesto a colaborar con la justicia, claro ejemplo de probidad, aunque uno no se lo crea.

3.- Implicados del PSOE solo hay un ex responsable de política local de Baeza. O sea que la nimiedad es tal que no merece la pena hablar del tema.

4.- Dicho todo eso, lo gravísimo no es que el delito exista sino que el PP lo critique.

5.- La gravedad de la corrupción en Valencia la pretende tapar el PP echando mano de la minucia andaluza. O sea que El País acusa al PP de lo mismo que ellos hacen, y que definen a la perfección, los unos son condescendientes con sus corruptos e implacables con los del partido contrario.

La situación de la corrupción en España está bien plasmada en el editorial de El País. El editorial tiene 391 palabras, dedica 159 a dejar claro que es un caso casi irrelevante y 232 palabras a criticar al PP por usar políticamente el caso.

Y mientras los trincones frotándose las manos y oteando el sistema para ver de dónde sacan este trimestre sabiendo que nada les pasará. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres