Blogia
Sahumerios y arrebatos

11M, van cayendo los palos del sombrajo del montaje.

Se han cansado de decir que el 11M es cosa juzgada y cada día se confirma que es cierto solo en parte, ya que lo que está apareciendo confirma que el 11M es cosa mal juzgada y a sabiendas. La versión oficial hace aguas ya por tantas vías que en cualquier lugar de la galaxia se habría vuelto a realizar una nueva investigación en toda regla y un nuevo juicio.

Se le acaba de caer un nuevo palo al sombrajo del infame montaje de la versión oficial. Siempre he sostenido que sería fácil averiguar quiénes eran los auténticos responsables, las cabezas rectoras, los inductores, los que planificaron el atentado e incluso los que realmente pusieron las bombas. En el mismo juicio del 11M quedó claro que hubo pruebas falsas, tales como el Skoda Fabia, quedó claro que hubo falsos testimonios  tal y como manifestó el juez Bermúdez pero que no se han investigado ni juzgado.

Averiguar quienes pusieron las pruebas falsas y quienes destruyeron las pruebas reales lleva indefectiblemente a los autores, tan tonto como eso. Hoy el palo que se le ha caído a la versión oficial es un indicio más de que todo es un montaje.

Publica Libertad Digital una historia tremebunda. Una de las pruebas claves de la versión oficial es la famosa furgoneta Kangoo y su contenido, sobre todo los detonadores y el cartucho de Goma 2 ECO. La furgoneta fue inspeccionada en el lugar en que se encontró por dos perros especializados en la localización de explosivos y no encontraron nada. Fue llevada a las dependencias policiales del Complejo de Canillas donde figura su entrada oficial a las 15:30 y fue después de esa hora cuando consta que se encontraron en ella los detonadores, el resto de un cartucho de dinamita y las famosas cintas coránicas.

El jefe de los Tedax, Sánchez Manzano, declaró en el juicio que llamaron a dos expertos de la empresa de explosivos Maxam para que identificaran el hallazgo. Manzano afirmo en el juicio que afirmaron que el cartucho era de Goma 2 ECO. Hasta ahí la versión oficial, ahora la real.

En la investigación judicial que sigue la juez Coro Cillán sobre Manzano y otros por el tema de la desaparición de pruebas de las explosiones, ha llamado a declarar a los dos expertos de la empresa Maxam y estos han declarado:

1.- Que les avisaron para que fuesen al Complejo de Canillas para identificar unos detonadores a las 10:30 de la mañana, cuando los detonadores se descubrieron pasadas las tres de la tarde. Señal de montaje y colocación de pruebas, dicho de otro modo, el que iba a colocar las pruebas falsas a partir de las tres lo quería tener todo organizado y avisó a los expertos de esa empresa muchas horas antes de que se encontrasen su falsas pruebas y metió la pata.

2.- Afirman los trabajadores de Maxam que nadie les enseñó ningún resto de cartucho de dinamita, solo unos detonadores. Segunda falsedad por parte de Manzano.

Cada vez le quedan menos palos al sombrajo de la versión oficial del 11M pero en este país eso no significa nada ni vale para nada, es demasiado fuerte para la nación conocer la verdad y por eso quieren ahorrarles el horror ocultándola, a ver hasta cuando pueden hacerlo.

Ojalá hubiese sido ETA o Al Qaeda, no sería la cosa tan horrorosa como lo es, ya que lo que no se quiere saber es que se asesinó a casi 200 personas para dar un golpe de estado bien cruento.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres