Blogia
Sahumerios y arrebatos

Socialistas opulentos versus parados indigentes.

Llevamos meses recibiendo informaciones sobre los dispendios derrochadores de muchos socialistas y aliados con acceso a los dineros públicos, a la par que nos vamos enterando del infausto rosario de cientos de miles de compatriotas que van al paro y del millón de parados que a día de hoy no cobran ningún tipo de subsidio. Contraponer ambas imágenes es un ejercicio que podría parecer demagógico pero en realidad no deja de ser la constatación de una ignominia, que aun viniendo de lejos en la historia del socialismo caradura, no deja de ser horrorosa.

Lo más aberrante en este caso siempre es la aplicación estricta y sin contemplaciones de la ley progresista del embudo de izquierdas, plasmada en el dogma progre número 42 y que dice “Ante cualquier derroche o malversación realizada por un político, los socialistas y todos los progresista de la izquierda solidaria con valores,  pondremos el grito en el cielo y montaremos un pifostio de mil pares de valores que haga sonar la alarma social con un volumen en decibelios directamente proporcional al cuadrado de la distancia del derrochador al punto focal del socialismo. “.

En uno de los últimos vídeos realizados por la secretaría de formación del PSOE se explicaba este súper abstruso dogma con un ejemplo en formato Barrio Sésamo. Se veía una primera imagen con el que fue alcalde de León del PP, Mario Amilivia, con tres frascos de gomina, todos con grandes etiquetas de precios; dos de ellos de la marca Llongueras de 6,36 euros y tres de la marca Poly Swing de 7,45 euros y el total del despilfarro por un monto de la friolera cantidad de 20,17 euros y un cartel que decía “Despilfarrado en mejorar su propia imagen”. Una segunda imagen presentaba al socialista Touriño, sonriendo en su despacho mega súper maxi fashion y un cartel que decía “Inversión para mejorar la imagen del pueblo gallego, solo 6,68 millones de euros”. Lo de millones de euros aparecía en letra tan pequeñita que el mensaje visual era, 20,17 derrochados por el PP, 6,68 invertidos por el PSOE gallego.

Una voz en off iba diciendo “Ahí tenemos al famoso alcalde derechista de León, Mario Amilivia, que tuvo el descaro de comprarse, con cargo a los fondos municipales, 3 frascos de gomina de alto coste. El monumental escándalo que se montó hizo historia, llegando El País, por ejemplo, a dedicarle varias portadas y numerosos y documentados artículos, diciendo en uno de ellos esto:

Mario Amilivia usa diariamente gomina pero cambia bastante de marca. Entre los cinco botes facturados a cargo municipal entre agosto de 1997 y julio de 1998 hay dos de Llongueras (1.058 pesetas) y tres Poly Swing (1.239). El alcalde aún no ha devuelto a las arcas municipales ese dinero, en contra de lo que prometió cuando estalló el escándalo. Insiste en atacar a la oposición por su ruindad en esta denuncia

Esa es una vergüenza que los socialistas no podemos admitir, nuestros valores nos obligan a denunciar semejante dispendio de los fondos públicos, y siempre que ocurra algo así, ahí estaremos los socialistas con nuestros valores haciendo valer los intereses de los ciudadanos, ¿Cuántas vacunas se podrían haber comprado con ese gastazo, cuántas escuelas, hospitales, carreteras no se podrían haber sufragado con lo que el alcalde del PP empleó en su lucimiento?.

En contraposición a la ya inveterada costumbre de la derecha de utilizar los fondos públicos en su propio provecho, aquí tenemos a un hombre ejemplar, a un socialista con valores irrenunciables, a un hombre de izquierdas comprometido con su pueblo gallego que no gasta un euro en sí mismo y le critican los de la ultra derecha extrema y montaraz por haber hecho una inversión de 6,68 millones de euros para mejorar la imagen del pueblo gallego, para que la dignidad del pueblo gallego no se vea pisoteada, para que ese pueblo pueda estar orgulloso de quienes le gobiernan.

Si un socialista con valores se tiene que gastar 654 millones de pesetas en la sala de prensa y la de juntas de la Junta, pues se los gasta gallardamente porque es en bien del pueblo. Si un socialista concienciado se tiene que gastar 19 millones de pesetas en el suelo de un par de salas del palacio de Touriño, pues se lo gasta porque es en bien del pueblo. Si un socialista de izquierdas tiene que gastarse 366 millones de pesetas en redecorar su despacho oficial, pues se los gasta porque es en bien del pueblo. Y si un socialista preocupado por sus gobernados se tiene que gastar 80 millones de pesetas en su cuarto coche blindado oficial, pues se los gasta porque es en bien del pueblo.

Ahí tenemos dos casos paradigmáticos, uno de los vicios y lacras de la derecha ramplona, despilfarradora y transgresora de toda ley y el otro de los valores y virtudes de la izquierda que jamás olvida que está al servicio del pueblo y todo lo que gasta es siempre, única y exclusivamente para el pueblo aunque la extrema derecha fachosona diga otra cosa
.”

Yo me pregunto, ¿a cuántos parados indigentes se podría dar de comer con los 4.472 millones de pesetas que ha gastado la Junta de Galicia del socialista Touriño en gastos suntuarios y asesores nombrados a dedo de entre sus colegas socialistas?, ¿Cuántas vacunas, litros de leche, hospitales, escuelas, carreteras, depuradoras y suministros médicos se podrían sufragar con el dispendio de Touriño?, yo se lo voy a responder, ninguno, nada, cero zapatero porque Touriño ya lo ha gastado para el pueblo.

Y mientras los socialistas caraduras con valores derrochan, malgastan, dilapidan, despilfarran, queman y funden millones y millones de euros en aparentar que son opulentos socialistas, ahí tenemos la cruda realidad de un millón de parados sin un solo euro. Tenemos lo que  nos merecemos y tendremos lo que nos hemos buscado. Hasta las pensiones están ya en peligro. Que el dios pródigo de la izquierda con valores nos pille de su lado o nos confunda con uno de los suyos

Yo solo sé que con lo que estos socialistas rumbosos han gastado en despachos, mobiliario suntuoso y coches se podría decir, y solo con eso, que son unos impostores aprovechados sacamtecas.

Documentación.

El País, 5-01-99. El alcalde de León carga sistemáticamente sus gastos personales en el presupuesto municipal

ABC. La Xunta instala un suelo de 406 euros el metro cuadrado en la Sala del Consejo  

Trampa saducea:
el importe real del gastazo realizado por el alcalde de León no es de 20,17 euros sino de 35,07. Lo he dejado así a propósito con el propósito de ver si algún socialista con valores matemáticos hace la cuenta y da con la trampa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres