Blogia
Sahumerios y arrebatos

Protesta, quema sus bragas a lo bonzo cada sábado hasta fin de existencias.

Tengo mi  curriculum, creo, bastante bien dotado de cosas raras, desde piloto nocturno de furgonetas a mi actual función de agente censal jubilado. Hoy voy a añadir otra anotación, la de asesor externo para manifas de protesta. Una amiga está muy mucho más que cabreada por la subida de tasas e impuestos municipales en su pueblo y necesita hacer algo. Ha recurrido a mí como asesor y yo la he asesorado.

Recibo en Facebook una nota de esa amiga que me dice que necesita ayuda o asesoría, le urge  hacer algo que pique a un periodista para que escriba en La Verdad de Murcia contra la subida de impuestos y tasas en Santomera de un 40%  y eso para pagar las malas gestiones del capullo del alcalde que justifica la subida diciendo que porque sí, porque él lo dice, porque tienen la mayoría y porque hace lo que quiere. Esto tiene indignada a esa amiga y me manifiesta que necesita hacer algo.

Como asesor se me planteaba un problema que realmente tiene fácil solución, tan solo me he parado a pensar qué manifa o tipo de protesta tenía yo grabada en mis regomellos como más impactante y ciertamente que me vino a las mientes la de los bonzos budistas vietnamitas, y sobre todo la del que inició este tipo de protesta.

La inició Thich Quang Duc, monje budista vietnamita que se suicidó quemándose con gasolina en una calle concurrida de Saigón el 11 de junio de 1963 para protestar contra la persecución a los budistas realizada por el Primer Ministro Ngo Dinh Diem. Este tipo de protesta tuvo después muchos seguidores.

Evidentemente no se trata de que mi amiga se queme a lo bonzo, pero si puede poner en práctica una variante, por eso le he respondido lo siguiente, que envíe un correo al periódico que diga:

Estimado amigo periodista: ante la desmadrada subida de impuestos que el gastaor del alcalde ha realizado en Santomera y sobre la que nada se dice, me he propuesto dar un toque de atención para hacer pública mi indignación. A partir de ahora, todos los sábados, a las 13 horas y a las puertas del Ayuntamiento, quemaré a lo bonzo dos de mis mejores bragas los sábados que caigan en día par y los que caigan en día impar quemaré uno de mis sujetadores más sexys hasta agotar existencias y al pie de una pancarta que diga: Contra el alcalde derrochador quema de ropa interior. ¡Únete!.

Espero que le valga de algo esa idea a mi amiga. Y  ni qué decir tiene que le he aconsejado a la moza que eche mano de prendas en desuso, claro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres