Blogia
Sahumerios y arrebatos

Adiós a ZP, el muy mucho más grande socialista

Don José Blanco, un excelentísimo ministro y mandamás del PSOE, acudió ayer al cónclave del colegio baronil de su partido y no se le ocurrió otra cosa que ponerse a echarle flores a su padrino Zapatero, llegando a decir de él que es el mejor socialista de la historia centenaria del PSOE. Tan gigantesco ditirambo no se lo soltaban ni al padrecito Stalin en sus mejores épocas puesto que tenía por delante en el escalafón de los panegíricos al camarada Lenin.

Dicen los chicos de El País, a los que ese burdo intento por desinflar la candidatura exclusiva y salvífica de su hombre Rubalcaba les ha olido a cuerno quemado, que a los varoniles barones del PSOE, el encomiástico elogio de Blanco a ZP se les antojó como el elogio fúnebre en una misa laica de réquiem antemortem y que en el colmo del despropósito y de la desafección “Hubo aplausos pero no estruendosos.” Ya lo dijo aquel, cría cuervos y te pondrán sordina a los aplausos.

Las señales que anuncian el apocalipsis zapatérico son cada día más evidentes, y esa de los aplausos no estruendosos es la que más llama la atención de los zapaterólogos. Y como los tiempos socialistas andan revueltos, ya hasta se discute el nuevo gran dogma que dice que la salvación del momio socialista solo podrá venir de la mano de Rubalcaba. Apuesto a que dentro de nada se pondrán a discutir sobre teología de progreso y más en concreto sobre cuántos desarraigados sociales caben en el puño socialista de pie, con su puño en alto y cantando eso que cantan con el puño en alto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres