Blogia
Sahumerios y arrebatos

ZP, rey del trampantojo según El País.

Hay días en El País en que toca poner de chupa de dómine a Zapatero, y en tales ocasiones juegan a ser inmisericordes con el ex Gran Timonel. Cierto que luego vienen días de dorarle la píldora, darle coba mientras se le hace la pelota o simplemente subirlo a un pedestal de progreso y con valores del que le habían apeado con anterioridad. Este comportamiento bipolar tiene sus orígenes en la II Guerra Interprogres que se desató cuando Zapatero le puso los cuernos a su amada PRISA con el nuevo harén de la progresía repleto de sensuales odaliscas y huríes de izquierda como Roures, Mediapro, Público y la Sexta.

Últimamente se ha agravado el trastorno bipolar de PRISA al hacer su aparición el factor Rubalcaba, uno de los suyos que quieren colocar, no ya como delfín, sino como sucesor en ejercicio. Sea por el motivo que sea, hoy, en el editorial titulado “Zapatero, sí o no”, le zurran una buena somanta de palos dialécticos a ZP acusándole de comportamientos infantiloides al andar jugando por ahí, con incomprensible ligereza, a las adivinanzas con su futuro.

El réspice de los chicos de PRISA no tendría para mí mayor significado si no fuese por algo que me ha emocionado y me ha puesto los pelos como escarpias de gallina, por eso califico de réspice al editorial, para intentar estar mínimamente a su altura cuando acusan a ZP de esta guisa:

Los ciudadanos no son niños a los que hay que entretener con señuelos y trampantojos, sino titulares de una soberanía política cuya representación han depositado en él.

Reconozco que lo del trampantojo me ha hecho ir de cabeza al diccionario y tras enterarme que se refieren a una engañifa, he vuelto a considerar a los editorialistas de El País como mis héroes del réspice inmisericorde.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres