Blogia
Sahumerios y arrebatos

Un pepero grosero versus un socialista pedófilo.

Estos días hemos descubierto algo impensable, la grosería machista o sexista es un pecado social diez mil titulares más grave que la pedofilia, siempre que el pedófilo sea del PSOE y el grosero sea del PP. No falla. Rubalcaba ha hablado acerca de la conexión entre el mastuerzo de Valladolid y la genética del PP porque ese estúpido maleducado y grosero bocazas habló de los morritos de la excelentísima señora ministra Leire Pajín, y aunque los medios no hayan dado al pedófilo del PSOE ni un 1% de la relevancia que han dado al tipo del PP, no seré yo quien aplique la teoría genética de Rubalcaba y alegue que hay algo en la genética del PSOE que rechina cuando se trata de pedofilia.

Porque resulta que un miembro relevante del PSOE aragonés, ha sido detenido en una redada contra pedófilos el pasado martes, el PSOE le ha suspendido de militancia pero la noticia anda por ahí sin mayores alharacas. Nada que ver  con el tiberio con visos de pifostio que han montado los del PSOE y los medios por la mención de los morritos de doña Leire, y es que siempre ha habido clases.

El del PP es un grosero estúpido que hizo unas declaraciones, el del PSOE es un pedófilo detenido.  Ni el PP tiene nada que ver con la grosería sexista ni el PSOE con la pedofilia, pero cuando la política se mete, pasa lo dicho, que si el grosero es del PP se monta la escandalera mediática y se considera al PP contaminado genéticamente por la grosería machista y por el contrario si el pedófilo es del PSOE aquí no ha pasado nada salvo el delito del delincuente que ya no es del PSOE y los genes del PSOE no se ven afectados, son virginales, impolutos y un dechado de virtud, porque un socialista pedófilo no afecta a la dotación genética con valores de nuestra izquierda inmaculada y vale ya.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres