Blogia
Sahumerios y arrebatos

Demostrado: la verdad incómoda es una mentira cómoda y amañada.

Todos hemos leído y oído el dogma número uno del acojonamiento climático “El siglo XX ha sido el más caliente del último milenio y nunca se había producido una subida tan brusca de la temperatura y esa tendencia nos está llevando a un calentamiento brutal del planeta propiciado por el CO2 de origen antropogénico”. Traducido eso en una gráfica de temperaturas es el famoso palo de hockey en el que las temperaturas entre el año 1000 y el año 1900 han sido planas, lo que da una línea horizontal y entre 1900 y la actualidad han subido una bestialidad, lo que da la parte vertical del dichoso palo. Estos días, y por segunda vez, Stephen McIntyre ha demostrado que los climatólogos del palo han amañado los datos para que saliese justo eso, cuando la realidad de los datos dice que no existe tal brutal subida de temperatura en el siglo XX. Dicho de otro modo, la verdad incómoda de Al Gore resulta ser una mentira cómoda para acojonarnos.

La historia de esta falsificación es apasionante, iba a traducir un artículo en inglés de Bishop Hill titulado “La implosión de Yamal” que lo cuenta maravillosamente, pero anoche apreció un estupendísimo artículo de balsero1968 en Valdeperrillos.com contando el gran amaño, y dada la importancia del hecho paso a colocarlo aquí tal cual.

The Lord of the Rings, el chanchullo de Yamal (Valdeperrillos, enviado por balsero1968 el Mié, 30/09/2009 - 20:01)

En 1998 y 1999 un grupo de científicos publicaron dos de los artículos más controvertidos de las últimas décadas. Los autores utilizaban los anillos de los árboles y otros datos (hielo, corales, etc) como "testigos" climáticos para reproducir la temperatura del planeta (Hemisferio Norte) en los últimos 1000 años. Su conclusión fue entonces impactante, las temperaturas se mantenían más o menos planas desde el año 1000 hasta 1900. Pero a partir de esa fecha y durante todo el siglo XX las temperaturas subían abruptamente. Presentaron un gráfico [más abajo] en el que el impacto visual era de tal potencia que el gobierno canadiense llegó a enviar una copia del mismo a todos los ciudadanos censados. El mundo se quedó estupefacto, el calentamiento del planeta era espectacular, ¿qué más pruebas se necesitaban?. Por la forma que tomaba el gráfico se le dio el nombre de "palo de hockey".



Sólo la tenacidad de un estadístico, Steve McIntyre, (junto con el profesor Ross McKitrick), al que se le negaron los datos originales, pudo demostrar años más tarde tras todo tipo de obstrucciones deliberadas que el gráfico era absurdo, desmontando la conveniente tesis para el IPCC de que tras 900 años de placidez en las temperaturas estas habían tomando un brutal curso ascendente durante el s. XX. 

Este mes de septiembre se publica un nuevo artículo en Science, un artículo en el que se afirma que una nueva reconstrucción de temperaturas de los dos últimos milenios muestra un brutal ascenso durante el siglo XX. Un nuevo "palo de hockey", ahora para el Ártico.

Esta vez hay un golpe de suerte. Los datos que utilizan los investigadores proceden de un artículo anterior, publicado en una revista con una política muy estricta que obliga a los científicos a archivar públicamente sus datos como requisito para la publicación. Steve se da cuenta. Sabe que puede solicitar los datos y tratar de replicar los resultados publicados en septiembre de 2009  sin sufrir las indecentes obstrucciones y negativas para acceder a los mismos que experimentó años atrás para refutar el palo de hockey de los artículos de 1998 y 1999. Lo hace. ¿Qué encuentra?.

Que los autores del artículo de 2009 han seleccionado de los testigos de temperatura disponibles y archivados sólo los que proporcionan una subida abrupta de temperaturas en el siglo XX. Cuando Steve reproduce los resultados incluyendo todos los datos disponibles la abrupta subida de temperaturas desaparece. El nuevo Palo de Hockey...... también desaparece.

El Palo de Hockey original



Esta es la gráfica que tanto alarmó al mundo hace una década (Mann et al. 1998). El problema de su falsedad no estaba en los datos sino en el tratamiento de los datos, en el algoritmo utilizado. La metodología de Mann y sus colegas "prefería" los testigos de temperatura que mostraban una abrupta subida en el siglo XX. Los árboles que mostraban tal tendencia influenciaban en mayor medida el resultado final, de hecho la metodología era tal que si en lugar de utilizar datos originales se alimentaba el algoritmo con ruido rojo (aleatorio, browniano) el resultado final también era un Palo de Hockey.

Quienes deseen leer el artículo de Geophysical Research Letters (2005) de McIntyre & McKitrick donde el Palo de Hockey queda completamente desacreditado pueden hacerlo aquí.  Está disponible la presentación oficial a un panel de expertos de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense aquí y toda la información de los artículos, réplicas y contra-réplicas, también la opinión del español Zorita,  que uno desee conocer sobre el asunto aquí.

El nuevo Palo de Hockey

La reaparición del nuevo Palo de Hockey en el artículo recién publicado en Science contiene un truco menos sofisticado matemáticamente que las escondidas preferencias del algoritmo de Mann en 1998.



Los autores del artículo reconstruyen las temperaturas a partir de una cronología de anillos de árboles de la Península de Yamal, en Siberia. Para esa zona existe un cronología de datos mucho más amplia, la cronología de Schweingruber, ¿por qué los autores se limitaron a escoger como testigos únicamente los datos de los árboles de Yamal?.

Con los árboles de Yamal el resultado era un nuevo Palo de Hockey pero....¿y si se utilizaba el conjunto de datos que se considera canónico, la cronología de Schweingruber?, ¿qué ocurriría?. Steve McIntyre se aplicó a ello, y replicó los resultados pero sin establecer a priori una selección de los testigos de temperatura. Utilizando todo el conjunto de datos, los testigos disponibles, no solamente un subconjunto menor como los árboles de Yamal. ¿Qué ocurría si se hacía así?

Pues lo que ocurrió fue que

El (nuevo) Palo de Hockey se desvanece, la abrupta subida del siglo XX desaparece

Como puede observarse en la gráfica siguiente



EN ROJO LA ABRUPTA SUBIDA DEL S.XX SI SE UTILIZA LA CRONOLOGÍA DE YAMAL (LA USADA EN EL ARTÍCULO DE SCIENCE). EN BLANCO SI SE EMPLEA LA CRONOLOGÍA DE SCHWEINGRUBER. EN VERDE CUANDO SE UTILIZAN LAS DOS.

Puede comprobarse que utilizando el conjunto más amplio de datos (verde) no hay ningún calentamiento abrupto en los últimos 100 años. Tampoco si se utiliza únicamente la cronología de Schweingruber (blanco), de hecho con esta cronología hay un ligero enfriamiento.

Los autores escogieron para su artículo en Science los testigos de temperatura de forma ex-post. Primero identificaron a los que mostraban una subida en el s.XX, luego descartaron a los demás, y el resultado....... estaba garantizado, una abrupta subida, un nuevo Palo de Hockey.

Puede verse de manera más detallada mediante un zoom, que nos muestra lo ocurrido desde 1850, nótese (rojo) la brutal subida que aparece si se usan únicamente los árboles de Yamal. En blanco la estabilidad o ligera bajada de temperaturas si se utiliza el "ensemble" de datos de Schweingruber.



La conclusión es una obvia elección de los datos para que conduzcan a los resultados deseados. Y la integridad científica un despojo. El escándalo se puede consultar ya hasta en Google, basta teclear el nombre del impostor y el de Stephen McIntyre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

VaMPiReX -

Estos de la ONU/IPCC son unos psicópatas y unos mentirosos, pero al menos tienen un grano en el culo,unos cuantos medios de comunicación y blogs como el tuyo.

Enhorabuena por el blog, salu2.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres