Blogia
Sahumerios y arrebatos

II Guerra Interprogres. El gran mariscal Cebrián se cabrea.

La verdad es la verdad la diga el porquero de Agamenón o el muy cabreado gran mariscal Cebrián del ejército prisáico. Cuando Cebrián dice que ZP y su gobierno están atentando contra la “calidad democrática” dice gran verdad y de paso reinicia las hostilidades y una nueva campaña bélica de la II Guerra Interprogres, guerra que se parece a la de Troya en algunas cosas, aquella se desató porque Helena, la mujer más bella del mundo, le puso los cuernos a su marido el rey Tíndaro de Esparta, aunque dijesen que la raptaron. La II Guerra Interpogres se desató porque Zapatero, el presidente de gobierno español en activo más guapo del mundo, le puso los cuernos  a su amantísima y fidelísima PRISA con nocturnidades, alevosías, recochineo y displicencia, ni más ni menos que con la nueva trinidad mediática progre formada por La Sexta, Público y Mediapro. Y como siempre ha pasado desde que el mundo es mundo, la amada despechada se despacha atacando con furor a su amado y las nuevas amadas de su amado.

Esta no es una guerra lineal y sin cuartel sino una guerra muy sui generis y sinusoidal, ha habido feroces batallas, con El País, panzer insignia de la división mediática Das Reich (el imperio), disparando todo lo que tenía, incluso su gran cañón editorial dominical de 900 milímetros, contra la Moncloa y los territorios de Mediapro; tras esas batallas hubo momentos de tocamientos, cucamonas, carantoñas y encamamientos de ZP y Prisa, a continuación nuevas bataholas seguidas de encamamiento entre la ex amada de ZP y las nuevas amadas de ZP, cosa esta de lo más llamativa porque mientras estaban encamadas todas, las nuevas de ZP le hacían la pirula a PRISA.

Lo que ha ocasionado la nueva ruptura de hostilidades ha sido el tema de los regalos. Prisa había tenido, antes de su asunto con ZP, un amante socialista y también presidente del gobierno que le regaló, en prueba de su amor, un canal de televisión de pago, se enamoró después de Zapatero, cuando el apuesto mozo fue nombrado secretario del PSOE, y como hacen las buenas amantes hizo por él lo que no esté en los escritos durante los días 11, 12, 13 y 14 de marzo de 2004 para que pudiese llegar a presidente del gobierno. ZP, una vez en el sillón presidencial, agradeció a su amada sus desvelos regalándole una televisión en abierto, amén de otros regalos de alto contenido sustancioso y  monetario.

Teníamos a PRISA como la emperatriz de la galaxia mediática, ufana por haber recibido por todo el morro dos sustanciosos regalos televisivos, un canal de pago y luego un canal en abierto. Zapatero buscando, como hacen muchos cuarentones, amante más joven y con menos colmillos, le regala a La Sexta – Público – Mediapro un canal en abierto y hace unos días un canal de pago. Lo de regalarle el canal de pago ha sido una afrenta para PRISA de tal magnitud que se ha puesto histérica despotricando contra ZP y lo que vendrá.

Prisa se considera la legítima de ZP y trata a Mediapro como una advenediza a la cama presidencial, así que pronto las veremos a las dos agarradas de los pelos y tirándose lo que encuentren a mano.

Visto desde las afueras, estas peleas de enamorados y desenamorados darían para llenar todos los programas del corazón si este país no fuese tan dado a la basura televisiva, porque no hay color, no se puede comparar lo de Prisa, ZP y Mediapro con lo de la Belén Esteban, Jesulín y la Campanario.

Como paisólogo aficionado que soy desde hace años, me he vuelto a sentar en mi sillón de observación frotándome las neuronas a la espera de disfrutar de esta apasionante historia de amores y desamores, de esta II Guerra Interprogres que seguro nos deparará momentos espectaculares junto con momentos hilarantes como este de ver al gran mariscal Cebrián cabreadísimo porque ya no son ellos los que chupan nutritivas prebendas de la teta de papa gobierno y no se le ocurre otra cosa de acusar a la otra de chupar nutritivas prebendas de la teta de papa gobierno, vulgo ZP.

Para acabar, nada mejor que los hilarantes lamentos del gran mariscal del ejército prisáico:

Zapatero está utilizando sus relaciones personales para tratar de organizarse su propio y peculiar grupito de medios en torno a él despreciando la libertad del mercado. No es una guerra entre los medios, es una guerra del Gobierno contra los medios independientes. Y es una guerra más. Ya lo hemos vivido con otro Gobierno, lo que es lamentable es que un Gobierno caiga en iguales o peores errores que otros de la extrema derecha.

¡Ay qué risa, tía Prisa!

Documentación.

El País. "El decreto de la TDT es una intervención desaforada para doblegar a los medios"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres